En el municipio de Tiquisate, Escuintla, se cerró con un 92.10% de cobertura en el Censo de Población y Vivienda 2018.

Lanza Tiquisate 2

Por Herberth J. Pineda

Para Nineth Galindo -la mujer seleccionada para llevar a cabo la coordinación municipal, todo el proceso es memorable. Una experiencia única, que conllevó retos, dolores de cabeza, oportunidades, aprendizajes y demás circunstancias propias de un proyecto de tal magnitud; pero que finalmente se desarrolló con mucha satisfacción y con un nivel de cobertura considerablemente alto, teniendo en cuenta la díficil tarea. 

Sobre Tiquisate

Ubicado en el extremo occidental del departamento de Escuintla, este municipio tiene una interesante historia contemporánea, que se remonta a mediados del siglo pasado cuando las grandes corporaciones extranjeras usaban ampliamente estos territorios para producción masiva y de exportación de banano y otros monocultivos, algunos persisten hasta hoy día. También se han encontrado vestigios de primeros pobladores de épocas más antiguas. Su nombre, de origen náhuatl, significa "a la orilla de los cipreses". En esta tierra y según datos arqueológicos habrían habitado los "pipiles", que venían del sur de México. Sin embargo, hasta ahora no ha sido determinado que tanto habrían prolíferado en esta tierra. 

Con una extensión territorial de por lo menos 338 kilómetros cuadrados, es un municipio costero con salida al oceáno Pacífico, es de un clima predominantemente cálido, se registran de los 23 oC hasta los 35 oC, teniendo una temperatura anual promedio de 25.7 oC. Todas estas condiciones físicas también representaron retos adicionales a la coordinación municipal del Censo y al mismo equipo de campo. 

El municipio fue elevado a tal categoría en 1947, durante el gobierno de Juan José Arévalo, incluía el territorio de lo que ahora es Nueva Concepción, el cual se separó de Tiquisate en 1974. Desde entonces, la estructura territorial no sufrió modificaciones considerables en ambos municipios.

Mapa Tiquisate Escuintla

La coordinación

Lorna Nineth Galindo, de 45 años, originaria del puerto de San José, pero residente del municipio de La Democracia, asumió el reto de llevar la coordinación del Censo en Tiquisate, ya que allí también tiene familia residente y por eso reconoce el territorio. El conocimiento de la región escuintleca le facilitó su gestión, según lo confirma ella misma. 

CM Tiquisate

Auri Velásquez, la auxiliar de coordinación fue el brazo derecho de su gestión asegura. Sin embargo, indica que no puede despreciar por ninguna circunstancia el trabajo que realizó su auxiliar de capacitación Renato Morataya. Entre ambos, brindaron soporte a Nineth de acuerdo a sus funciones y dieron en muchas ocasiones la nota extra con el fin de alcanzar los objetivos y metas para su jurisdicción. 

Campo Tiquisate 1 2

Los primeros pasos

"El 5 de mayo me presenté al municipio, en esa fecha empezaron los preparativos" recuerda Galindo. Desde entonces, para la coordinadora las noches de largo descanso se pusieron en pausa para contar con el mayor tiempo posible y conducir el Censo en Tiquisate.

"El primero de los pasos era encontrar una sede, una localidad para la oficina censal, con el apoyo del Gobierno Municipal. Asimismo, iniciar con las visitas comunales. Citas con representantes de las diferentes organizaciones e instituciones del municipio. Con el objeto de convocarlos a reunión y conformar la Comisión Censal Municipal, ya que ellos son los garantes del trabajo fehaciente para el Censo", refirió la coordinadora.

A esta escala de organización, un factor fundamental para el desarrollo del Censo era el apoyo de las municipalidades, que era una gestión que los coordinadores municipales debían realizar para obtener las facilidades necesarias que les permitieran ir cumpliendo cada uno de los objetivos designados a su labor. Un reto considerable, tomando en cuenta que los gobiernos municipales podían carecer de ciertas utilidades o bien ser indiferentes al proceso, como sucedió en otras localidades. 

No obstante, en el caso de Tiquisate si bien el apoyo "no fue al 100%", se le brindó el espacio para la oficina censal en la misma municipalidad y se le brindó a la coordinadora el apoyo básico y necesario, a excepción de transporte, pues la municipalidad no tuvo dicho recursos disponible. Para poder contactar al resto de instituciones y organizaciones y dar vida a la Comisión Censal Municipal, hubo apoyo de parte de la municipalidad.

"Hubo un poquito de falta de interés -al inicio-, pero conforme se le estuvo explicando cuál era nuestro objetivo, el beneficio para toda la población de este evento, fue dando poco a poco el apoyo en todo lo necesario. Sí hemos tenido el apoyo, no al 100%, pero de lo que hemos recibido, hemos optimizado ese recurso", cuenta Galindo.

Al respecto del apoyo de otras entidades, la coordindadora municipal resaltó la colaboración del director de la sede del Instituto de Seguridad Social de Guatemala -IGSS-, el director del cuerpo de Bomberos Voluntarios de Tiquisate y el subjefe de la Comisaría 31-52 de la Policía Nacional Civil -PNC-. También indicó que en la Asociación de Productores Independientes de Banano -APIB- le brindaron apoyo en ciertos espacios, los medios de comunicación locales, como el canal 10, el 12 y 16, quiénes le dieron cobertura a algunas de sus actividades. La Biblioteca Popular también les colaboró con otros espacios y la Iglesia Católica tambiénaporto en varias tareas, como la difusión de información. 

El valor de los Cocodes

Los Consejos Comunitarios de Desarrollo, que en Tiquisate serían unos 35 según los datos que manejó la coordinación, fueron los que realmente ayudaron a la realización del Censo de Población y Vivienda en este municipio. Fueron las y los representantes de los Cocodes quiénes accedieron a llegar a las comunidades, para informar que se acercaba el nuevo proyecto censal del país, después de 16 años de haber realizado la última medición a escala nacional. 

Según Nineth Galindo, "no hubo un solo Cocode que se haya negado a apoyar. Al inicio si hubo personas que mostraron un poco de temor, se escuchaban rumores que el Censo era para quitar casas, para pedir el pago de impuestos atrasados, y otro tipo de comentarios. Pero el llegar a cada comunidad y transmitirles el mensaje de lo qué es el Censo de Población y Vivienda, les fue cambiando el concepto. Ellos han sido para nosotros un canal principal de información".

Agrega que "fue difícil venir a Tiquisate y empezar a familiarizarme con cada una de las instituciones, pero lo más difícil fue movilizarme sin tener un medio de transporte para llegar a cada comunidad, hablamos de 40 a 50 kms de la cabecera a algunas comunidades, pero fue allí donde cada Cocode aportó su granito de arena: Ayudándonos a transportarnos vía motocicleta, o bien vehículos". Posteriormente la coordinadora ya recibió las facilidades del transporte, pero inicialmente sin los Consejos Comunitarios de Desarrollo la tarea se habría complicado y habría requerido más tiempo, mismo que era limitado para las gestiones. 

Tal apoyo resultó "confortante" para Nineth. En las mismas reuniones de la Comisión Censal Municipal los representantes de los Consejos mostraban siempre la anuencia de participar y de colaborar, y esta voluntad se hizo tangible ya durante el proceso de levantamiento de datos. "Cuando un vecino no abría la puerta, ellos estaban en toda la disponibilidad de convencer a esta persona para que nos brindara la información. Cualquier persona de las comunidades que llegamos a visitar, es a los Cocodes a quienes preguntan sí es cierto que nosotros tenemos que censar cada casa de ese lugar poblado".

Los Cocodes no solo fueron un canal para hacer fluir información, ya que también generaron lazos de confianza para tener una dinámica fácil para la participación e interacción con la población en general, para que poder llevar a cabo el ejercicio del Censo. 

Los preparativos

Además que obtener una sede, formar la Comisión, contactar a Cocodes para difundir el Censo; los otras tareas sustantivas del proceso debían cumplirse a cabalidad para que el trabajo de campo iniciara y se realizara con fluidez, seguridad, conocimiento y competencia. Esto significa que los coordinadores realizaron tareas difíciles en términos de tomar decisiones y movilizarse, como la contratación de personal, encontrar lugares para capacitarlos, así como el equipo y mobiliario requerido, y finalmente ser parte de las mismas inducciones para transferir el conocimiento que el personal de campo debía manejar para realizar las entrevistas a la población y llenar la boleta censal, así como la actualización cartográfica que les fue encargada. 

Durante estas tareas es que se vio tangible el apoyo de todos los demás sectores e instituciones, al brindar espacios. La demanda de trabajo en el municipio es alta, fuera de quiénes ya trabajan en agricultura o industria de monocultivos. Atender a tantas personas en búsqueda de una oportunidad y manejar de manera transparente el proceso, se torno en otra de las experiencias y aprendizajes que obtuvo la coordinación de Nineth Galindo, en conjunto con sus auxiliares. 

Lanza Tiquisate 1

¡Llegó el Censo!

Eran las 8 de la mañana del 23 de julio y se daba por iniciado el operativo de campo a nivel nacional y Tiquisate no fue la excepción. Su acto inaugural se llevó a cabo frente a la municipalidad, se juramentaron a 54 censistas para todo el municipio y 14 supervisores. Esto, agregando a la coordinación, sumó un equipo de 71 personas para operar el trabajo de campo. 

Nineth iniciaba su trabajo diario a las 6 de la mañana y cerraba la sede censal a las 10 de la noche. "Los días de entregar informe era a media noche o 1 de la madrugada", contó. Las tres personas de coordinación acompañaron en el campo a supervisores y censistas durante todos los recorridos. Se distribuían sectores y en muchas ocasiones les tocaba interrumpir una supervisión por atender necesidades especiales de otros integrantes en otras localidades. 

Campo Tiquisate 2

Fue un trabajo constante, recorriendo grandes distancias, pues no es un municipio pequeño en extensión superficial. Bajo altísimas temperaturas las y los censistas se desplazaban a pie, bajo el sol sofocante de Tiquisate, a la orilla de carreteras de tránsito pesado, en senderos improvisados para ingresar a fincas, aldeas rurales, en motocicletas cuando las rutas eran transitables. Se adentraron a comunidades organizadas y desconfiadas y comunidades con poca organización y sin representación, a amenazas de parte de personas que temían la infiltración de autoridades a sus zonas de control delictivo; pues el municipio no se escapa del fenómeno de inseguridad.

Para el período de recuperación, la dinámica no se detuvo para un pequeño grupo de los colaboradores, se disminuyó la cantidad de censistas una vez finalizado el período regular el 16 de agosto. Pero la coordinadora no se detuvo hasta obtener el resultado brindado. Un 8.80% de omisión se debió a las personas que definitivamente rechazaron brindar su información y un 0.10% a omisión por no haber encontrado a los pobladores en sus viviendas. Para Nineth Galindo su resultado le satisface y reconoce que no se pudo obligar a nadie a abrir las puertas del Censo, por ello por respeto y para evitar confrontaciones, "se hizo lo que se pudo, varias veces" pero no se iba a actuar de ninguna manera con imposición. 

Campo Tiquisate 4

Así Nineth, agradece a "Dios que no hubo ningún asalto o incidente considerable y a la mayoría de censistas que tuvieron siempre actitud positiva para trabajar", a su coordinadora auxiliar Auri Velásquez por haberle apoyado dos días extras fuera de su contrato y la disposición de Renato Morataya, su auxiliar de capacitación de atender sus solicitudes y cumplir ambos sus funciones. Cierra entonces una experiencia "memorable", el XII Censo de Población y VII de Vivienda en Tiquisate, Escuintla, con solvencia y alegría de haber tenido un resultado positivo. 

Campo Tiquisate 3 

censo final 1w

censo final 3w